Dolçaina i Tabal
Al calor de la “Festa de la Mare de Déu” se creó en Algemesí la primera escuela valenciana de dulzaina, la “Escola Valenciana de ‪‎Dolçaina‬ i ‪‎Tabal”‬.
Sin música no hay fiesta, y en el caso de Algemesí y la procesión de la “Mare de Déu de la Salut” no podríamos plantearnos la mayor parte de sus rituales sin el sonido de la “dolçaina” y el tabal. Son el espíritu de cada danza, los que marcan los pasos, los que emocionan al muixeranguer, a los bailadores, y su sonido es el hilo invisible que une al espectador y al participante en una comunión perfecta de sensaciones individuales y colectivas.
Las crónicas escritas más antiguas sobre los “dolçainers” en Algemesí datan de los “Llibres de Comptes de la Vila” de 1733, que hablaban de la liquidación del sueldo de los dulzaineros que participaban en la fiesta.
Algemesí ha contribuido a la valoración y recuperación de este instrumento más allá de las fronteras locales. En 1973 no quedaban suficientes dulzaineros para abastecer la demanda de músicos para la procesión de la Virgen de la Salud. La respuesta del Ayuntamiento de Algemesí frente a este déficit fue crear la primera escuela valenciana de dulzaina. Se añadieron hombres y niños de diferentes edades, pero también mujeres y niñas, algo poco común en la época. Actualmente hay matriculados alumnos de diferentes localidades y numerosas poblaciones cuentan con grupos de dulzaineros formados en Algemesí.
 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30