La Mare de deu de la Salut
 
 
Sólo cuatro años después de la conquista, en el año cristiano de 1247, recientemente establecidos los recién llegados pobladores cristianos de las tierras del norte, se convirtió en el hecho milagroso de "La Troballa". Una Virgen había sido descubierta por un vecino en la cepa de una vieja morera en la partida de Berca, apenas al salir de la pequeña alquería de Algemesí.
 
Por tres veces más, a pesar de haber sido trasladada a la Vila de Alzira, retornó milagrosamente al tronco hueco de la morera. Y los vecinos tuvieron un gran gozo, y para celebrarlo hicieron una fiesta de agradecimiento con todo el decoro y la esencia que merecía señal de tan especial predilección celestial.
 
Y nació entre el pueblo y su Virgen un amor constante con plenitud, infinito y eterno. Y el pueblo fiel, guardó para siempre bien a dentro de su corazón y de su memoria colectiva, pasando tan gran tesoro - como pueblo elegido- de padres a hijos.
 
Y el pueblo fue construyendo la fiesta, una fiesta grande y de todos, que será recordada por todos los tiempos venideros: Virgen de la Morera !, Virgen de Berca !, Virgen Moreneta !, Virgen de la salud !, hilo y alma de los sentimientos de un pueblo, núcleo primoroso de su gozo y fiesta.
 
Ay Virgen ... Virgen! Siempre en los labios de un pueblo creciente y cambiante en los tiempos y el espacio, flotando, pero, por siempre un mismo sentimiento.
 
 
Los Festeros
 
Festero, toda aquella persona, vecino de Algemesí, que de manera voluntaria y dedicada,  participa de la organización de la Fiesta de la Virgen de la Salud. Y desde 1843 quedó establecido que todos los vecinos de la villa podían ser festeros cuando le corresponda en su barrio organizar la Fiesta.
 
Los festeros se organizan en barrios, los cuales corresponden actualmente, y desde el año 1835, a cuatro, que son los que coinciden con el recorrido de la Procesión de la Vuelta General; se llaman Capilla, Montaña, Santa Bárbara y Valencia. Su tarea principal consiste en coordinar la Fiesta y recaudar los fondos económicos necesarios para que se pueda llevar a cabo. Esta función la desarrolla un solo barrio cada año, así tenemos que de manera rotativa van alternándose la responsabilidad.
 
Los barrios propiamente dichos se estructuran de manera similar a una asociación, presentando las figuras de presidente, secretario, tesorero y vocales. Y a lo largo del año que dedican a la preparación de la Fiesta realizan diferentes actividades para conseguir la financiación, como pueden ser: venta de objetos relacionados con la Virgen de la Salud (cinta de la Virgen, estampas, abanicos, calendarios, pulseras, etc), recogida de donativos a las empresas, el día de la “plega”  recorren el pueblo acompañados de dolçainers i tabaleters, etc. También el Ayuntamiento y otras entidades colaboran en el sufragio de los gastos.
 
Como repunte histórico, la procesión de la Virgen de la Salud antes de lo que conozcamos, sobre en 1748, era organizada por ocho barrios con un depositario designado por parte del Ayuntamiento como máximo representante. Todo esto cambia cuando a lo largo del siglo XIX el mismo consistorio promueve la participación del pueblo, otorgando la responsabilidad plena de la celebración a los propios festeros.
 
Finalmente, y coincidiendo con el 750 aniversario del Hallazgo de la Virgen, concretamente en 1997, se constituyó el Patronato de la Fiesta. Esta entidad congrega: representantes de los cuatro barrios, con sus depositarios, representantes de la máxima autoridad tanto eclesiástica como civil y un Consejo Asesor que contiene representación de todas las agrupaciones que participan (maestros de los bailes, de la Escuela de Tabalet i Dolçaina , personajes bíblicos, entre muchos otros relacionados). El Patronato funciona como órgano rector de la Fiesta por encima del resto para asegurar que se preserva su esencia año tras año.
 

 

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30